• Calendario azteca- Piedra del Sol

    La profecía pétrea mexica que vaticinaba el fin de los tiempos con la llegada de los españoles y el futuro de la especie humana que estaba destinada a brillar.

    El calendario azteca en que vibran ocultas armonías, las notas, musicales, el simbolismo prehispánico, la humildad y la grandeza de los antiguos maestros mexicas.

    'Mide 3,60 metros de diámetro, 122 centímetros de grosor y pesa más de 24 toneladas.' Hecho de piedra basáltica y descubierto hace 222 años. Las relaciones y los hilos del tiempo, que cruzan la marcha solar.
    Radicales occidentales dispararon contra el Calendario lacerando secretos signos, movidos por una pérfida envidia: y obnubilados por la religión imperante: buscaban destruir, cortar las raíces, pero el tiempo se encarga de devolverle la gloria a los despojados, a los que se humilló y se les intentó cobardemente arrancar la dignidad: el agresor se retrae por tomar de su propio veneno.


    'La piedra sería por tanto una especie de profecía pétrea que vaticinaba el fin del mundo mexica, cosa que finalmente ocurrió con la llegada de los españoles.”



     Después de la conquista siguieron las pesquisas y los interrogatorios inquisitoriales, el mal cálculo occidental había contemplado asociar la espiritualidad indígena con el demonio: aniquilándola: pero el tiempo disasociaría los juicios crueles, esa soberbia contra el otro.

    La piedra se estaba apagando, su colorida faz perdería su fiesta polícroma.

    El genocidio humano, cultural y espiritual perpetrado por Occidente contra indígenas y africanos debería ser reivindicado, no bastan las disculpas, o las apologías ramplejas.

    Al ser descubierta el Virrey Revillagigedo  ordenaría la defensa por tratarse “los monumentos preciosos que manifiestan las luces que ilustraban a la nación indiana en los momentos anteriores a su conquista.”

    Resguardado 100 años en la catedral metropolitana. En 1887 se trasladaría por órdenes de Porfirio Díaz, al Palacio Nacional para finalmente en 1964 ser abrigado por el Museo Nacional de Antropología e Historia.

    A continuación se explican algunos aspectos fundamentales del 'Calendario Azteca' o 'Cuauhxicalli (Jícara del Águila), la piedra del sol que era un ofrenda a la deidad solar


    En el corazón incrustado en su centro vive impreso el quinto sol. Con mitad del rosto descarnada, la figura dual que se bate entre la vida y la muerte.

    En cada esquina: se esbozan las otras edades o soles: Nahui  Océlotl (Cuatro Jaguar), Nahui  Atl (Cuatro Agua), Nahui  Quiáhuitl (Cuatro Lluvia) y Nahui  Ehécatl (Cuatro Viento). Edades a las que el hombre supervivió o fue recreado por los dioses, el quinto sol se verá interrumpido por bestiales terremotos.

    13 numerales a través de 20 signos que sustentan 260 días. 20 dedos tiene el hombre.
    Círculos concéntricos, el cielo petrifica al tiempo en un monumento rueda.

    Movimiento y anti-movimiento, la paradoja del cambio.  “En efecto lo que está en el centro tendería a emanar (función dinámica), lo que es periférico tendería a fijarse (función conservadora), si quieren armonizar y existir.” Las grandes constelaciones, la reflexión y la raza humana que tiene por destino brillar.
    Author:Editorial

    Help us Share!

    SHARE IS CARE 😍😍